Marzo 06 , 2017

Emprendedores de Take a Hand, empresa de impresión de prótesis, han sido fundamentales en el proceso de rehabilitación del seleccionado nacional de halterofilia.

Cristian Farías tiene 42 años, y hace dos sufrió un accidente que le cambió la vida. Perdió su pierna y hoy camina gracias a un pie biarticulado de impresión 3D. Además, es deportista nacional paraolímpico de alto rendimiento.

Gracias al centro de rehabilitación de la municipalidad de Maipú, Take a Hand tomó contacto con el deportista y comenzaron un proyecto de prueba de modelos en tres dimensiones.

“Ellos hicieron una presentación en el centro de rehabilitación y el cuerpo médico nos presentó. Yo fui como el paciente ideal ya que tengo diabetes y hago bastante deporte, soy seleccionado nacional paraolímpico de halterofilia y me entreno en el gimnasio semanalmente”, comenta Farías.

Durante el proceso, Cristian ha usado al menos 5 modelos de prótesis, ya que constantemente se hacen mejoras de diseño a su pierna. Los modelos de impresión que utiliza el paciente son cada vez más modernos y ofrecen mayor movilidad, por lo que poco a poco la prótesis mejora al mismo tiempo que su calidad de vida.

“Desde que me amputaron el pie lo único que quería era llevar una vida normal y volver a trabajar, ir al supermercado y rehacer mi vida en el ámbito deportivo, personal y profesional. Gracias a los modelos de impresión ando en micro, en metro y camino por la calle de forma natural, sin mayores secuelas”.

Actualmente, Cristian lleva una prótesis transtibial BIOstep, con suspensión elástica y hecha 90% con impresión 3D. Gracias a este apoyo, se incorporó al campo laboral después de dos años de rehabilitación y de manera cómoda; todo gracias a las prótesis mejoradas según sus necesidades.

No ha dejado de lado el deporte, va constantemente al gimnasio a entrenar y ejerce como un padre de familia ejemplar. Da charlas en colegios y mantiene un vínculo inspirador dentro de su comunidad. La prótesis no sólo le permite caminar, sino que es una herramienta que lo impulsa a hacer nuevas y mejores cosas. Es un diseño que le da confianza y lo conecta con los demás.

“Una de las cosas bonitas de este proyecto, es que Cristian involucró a toda su red de allegados para conseguir el apoyo económico, que junto con el subsidio de takeaHand hicieron posible que camine con una prótesis funcional de buen rendimiento. Así, el impacto positivo alcanza, no sólo a Cristian sino que se multiplica con sus amigos, familias y todas las personas que lo han querido apoyar”, señala América Silva desarrolladora del proyecto.

Asimismo, Cristian Farías asegura que Take a Hand es una empresa comprometida con la recuperación de los pacientes y que entregan más que solo prótesis “Take a Hand es un equipo muy humano, comprometidos para cambiar vidas y dar esperanzas. En ellos encontré un verdadero compromiso por solucionar los problemas de los demás y verdaderos amigos”.

Noticias recientes

Ver todas las Noticias