Agosto 30 , 2016

La cantidad de habitantes y las políticas de mercado que China ha adoptado en las últimas décadas han impulsado su economía y ahora es una potencia mundial. De la mano del comercio electrónico, el gigante asiático pretende consolidarse en todo el mundo. Es una época de oportunidades. En Chile, el e-commerce crece a dos dígitos; llegó para quedarse.

Alibaba, Mercado Libre, Netflix y Despegar.com, son algunos ejemplos exitosos del comercio electrónico, un mecanismo que implica la creación de un mercado virtual, donde los proveedores ofrecen sus bienes y servicios en línea, y los compradores buscan información, identifican lo que quieren, hacen sus pedidos y pagan, ya sea, por medio del empleo de tarjetas de crédito u otros medios de pago electrónico.

911A1602May Zheng, destacada experta en e-commerce y emprendedora china, expuso en el after office 3IE de esta semana, y señaló que el mercado a través de internet está transformándose en la manera más eficiente de hacer negocios. Hoy en día, la tecnología permite que cualquier persona con una conexión a la red pueda comprar o vender a kilómetros de distancia con solo un click. “Ya podemos hacer negocios mundiales desde celulares”, declara la especialista asiática.

La Cámara de Comercio de Santiago de Chile (CCS) señaló a comienzos de este año, en el marco del Ecommerce Day Santiago 2016, que las ventas realizadas a través del comercio electrónico tuvieron un importante aumento en contraste con el resto del mercado, pero además, la CCS advirtió que este año volverá a crecer en torno al 20%. En relación a las tiendas físicas, significa un crecimiento casi diez veces más rápido.

En nuestro país, el número de usuarios de Internet superó los 13 millones de personas. Además, las ventas online superarán durante el 2016 los 2.800 millones de dólares. Esto pone el panorama claro: el comercio electrónico llegó para quedarse.

Para Alejandro Corvalán, director regional de ProChile y uno de los asistentes del after office 3IE, la única situación que debe ser resuelta para que el e-commerce alcance su máximo potencial, tiene que ver con el idioma. Además, hizo un llamado a los hombres de negocios chilenos, para que sean parte de esta nueva forma de mercado.

“Hay una reorientación, una priorización importante para que los empresarios de Chile entiendan esta modalidad de comercio y el impacto que conlleva, que es lo que estamos viendo hoy y que a su vez en una segunda etapa, se trata de construir y desarrollar una plataforma en donde el lenguaje natal ya no sea una barrera. Si se supera eso, yo creo que puede ser mucho más que un 20 por ciento. Aquí estamos ante uno de los ejes de futuro del comercio mundial”, enfatizó el Doctor en economía.

Para May Zheng, “el idioma es una herramienta, no una barrera”. De forma que, desarrollando una plataforma de comercio electrónico, pensada en los idiomas locales se puede “promover el crecimiento de empresas y negocios, y si crecen los negocios, crecen los países. Ahí se puede lograr que la gente conozca su cultura, producto y se promueve el crecimiento de los países”, señala la también autora de tres libros sobre e-commerce mundial.

La empresaria asiática comentó que está liderando un proyecto que busca generar “una plataforma donde todo el mundo pueda, en su lengua materna, tener acceso al comercio electrónico”. Para cualquier emprendedor esto es una buena noticia, se trata de oportunidades únicas de establecerse en el país más poblado del mundo.

James Brierley, fundador de Chilnet, Mercantil.com, Amarillas.com y Yeatrade, entre otras, también fue parte de la actividad. Brierley, quién ya está trabajando con empresas chinas, advierte que para un nuevo negocio es fundamental aprovechar las instancias que se presentan. “Si un emprendedor ve una oportunidad tiene que tomarla de inmediato”, dice el empresario internacional.

Según constata Brierley, “el gobierno Chino es un gobierno emprendedor, si tú quieres desarrollar algo, se puede hacer a través de los gobiernos locales. En prácticamente todas las ciudades chinas tienen centro de apoyo al e-commerce, son edificios donde a todo el que quiere participar del comercio electrónico recibe oficina, internet, telefonía. Siempre en estos centros un piso lo ocupa Alibaba, y otro lo ocupa la matriz de Winnliner”. Esta última empresa, con aliados estratégicos en casi todo el mundo, ha llegado a Chile en busca de socios y negocios que quieran escalar a nivel mundial.

El evento que fue organizado por el Instituto Internacional para la Innovación Empresarial (3IE), se realizó en el HUB global IF Valparaíso 3IE.

E-commerce: para todos los gustos y usos

Existen distintos tipos de comercio electrónico. Dentro de los más comunes, están el “B2B”, “C2C” y “B2C”. Estas siglas hacen relación a los participantes del negocio.

El e-commerce B2B, o bussines to bussines, tiene como foco el desarrollo de un mercado digital que vincule directamente a una empresa con otra, de forma que no intervienen consumidores.  Esta modalidad de mercado digital reduce los errores que puedan surgir, debido a que la transacción electrónica permite el traspaso de información entre las empresas de forma más eficiente.

También existe el comercio bussines to consumer que es el más común. En este caso, la transacción vincula a una empresa con el consumidor final. Ejemplos de este modelo son las empresas del retail, aerolíneas, servicios de streaming, entre otros.

El formato consumer to consumer corresponde a la venta directa entre consumidores, que utilizan Internet como medio para llevar a cabo sus transacciones. Este formato corresponde a una evolución de la dinámica que se da en las ferias libres, llevado a la red. Algunas empresas han logrado generar plataformas para realizar estas transacciones de forma segura, ejemplos de esto son Mercado Libre y Ebay; ambos clasifican como market place, es decir, escenarios para el desarrollo del comercio electrónico C2C.

Noticias recientes

Ver todas las Noticias